En nuestro caminar con Dios, a veces nos olvidamos que hay cosas dentro de nosotros que tienen que morir. La muerte no tiene más poder sobre la Iglesia de Cristo.